Vamos más allá de lo que se ve

DESCUBRE LO QUE HAY MÁS ALLÁ

MATEMÁTICAS
TEMPLANZA
LENGUA
DIÁLOGO
HISTORIA
ESPERANZA
INGLÉS
FRATERNIDAD
RELIGIÓN
FE
DEPORTE
VALENTÍA
ECONOMÍA
SOLIDARIDAD
BIOLOGÍA
HUMILDAD

MÁS ALLÁ DE MATES, LENGUA E HISTORIA

En los 48 colegios que conforman Escuelas Católicas de Extremadura, nuestros profesores y personal trabajan con un propósito más profundo que enseñar las asignaturas de siempre.

Buscamos formar la mente, pero también formamos el corazón, formamos almas que el día de mañana estarán en las calles haciendo mucho más que trabajar, serán los encargados de tener familias, amigos, conocidos... y tratar con desconocidos con los que tendrán que construir una sociedad mejor que en la que estamos hoy en día.

SÉ PROTAGONISTA

Profesorado
PROFESORADO

El objetivo debe estar siempre claro, aunque en ocasiones pierdas la paciencia, recuerda que todos trabajamos por un mismo objetivo, llevar a nuestros alumnos un mensaje que no van a encontrar en otro lugar.

Padre
PADRE

Más allá de los desencuentros que hayamos tenido, sabes que nuestras escuelas tienen la intención de transmitir a tu hijo que hay cosas más importantes que las mates, pero que cuando tengamos que enseñarle mates lo haremos con la mejor calidad.

Alumna
ALUMNO

Sé que hoy no lo ves claro, pero una vez que eres parte de una Escuela Católica nunca dejarás de serlo. Aquí elegirás a tus hermanos, aprenderás a amar, y sin duda harás muchos deberes. Pero lo más importante es que al salir, sabrás que encontrarás nuestros brazos abiertos.

INCLUSIÓNACOGIDASOLIDARIDADCARIDADVALENTÍADIÁLOGOHUMILDADFEGENEROSIDADPACIENCIAFRATERNIDADAMORESPERANZAFAMILIA

Una Escuela Católica siempre tiene las puertas abiertas para quien quiera recibir formación académica y para el que lo decida, espiritual. Lo verdaderamente importante detrás de lo que enseñamos, intentamos ponerlo en práctica nosotros mismos día a día.

Dentro y fuera de nuestros centros, todos somos iguales ante los ojos de Diós, sin importar nuestra familia, estatus económico, religión, todos somos hijos de Diós. Por eso, no somos nadie para elegir entre quienes son más merecedores de entrar en nuestras escuelas, están abiertas para todos los hijos de Dios.

Juntos hacemos la sociedad que queremos, juntos trabajamos para conseguirlo, juntos nos hemos equivocado, pero juntos vamos a corregirlo. Enseñamos a las generaciones futuras a ser mejores que nosotros, mirando al que está a su lado y al que está más lejos como iguales.

Salir de uno mismo es una tarea que hoy en día parece imposible, interesarse y preocuparse por alguien distinto a uno, parece que solo lo hicieran personas especiales. En las Escuelas Católicas intentamos educar para que el centro del mundo no sea uno sino el que está en frente.

El valor parece una virtud anticuada, pero hoy hace más falta que nunca, el valor de no dejarse llevar, el valor de pensar por uno mismo. En fin, no es algo físico, si no, de libertad de conciencia.

Las palabras tienen la capacidad de empezar guerras, o de construir puentes. No venimos a decir que enseñamos a construir puentes, sino que enseñamos la importancia de contruir puentes para lograr la sociedad que queremos.

No se trata de dejar que nos pisen y nos hagan sentir menos, se trata de reconocer nuestras debilidades y reconocer que nuestras fortalezas las tenemos para ayudar a los demás. El que no vive para servir, no sirve para vivir.

Ningún científico es ateo por razones científicas. Solo hay que enamorarse de Jesucristo para creer. La felicidad que esconde la Fe es lo que intentamos enseñar en nuestras Escuelas.

Una palabra desgastada en el tiempo que parece que nos hace débiles, es la verdadera clave para lograr lo que buscamos, un país donde entremos todos sin juzgarnos tanto por nuestras ideas, y uniéndonos más por nuestras situaciones personales.

Es la clave de la generosidad, el saber esperar al momento correcto, saber encontrar la calma en los momentos difíciles. Intentamos practicarla y enseñarla día a día porque el resultado siempre es el mejor.

Hay hermanos con los que se nace y hermanos que se eligen, pero para poder hacerlos, necesitamos aprender a querer sin condiciones, a interesarnos sin buscar nada a cambio, a compartir solo por ver al otro contento.

Por decisión, no por sentimiento. Enseñamos a ir más allá de una emoción bonita, y a entregarnos a los demás como lo enseño Jesús en su mandamiento nuevo.

Es la razón por la que enseñamos dia a día, es la razón por la que limpiamos alguna caca, por la que evitamos desesperarnos cuando la clase no quiere prestar atención. La esperanza de que nuestros alumnos sean la mejor versión de sí mismos para que alcancen su felicidad.

La familia es el núcleo más importante de la sociedad, donde se aprenden realmente valores, virtudes y se desarrolla la personalidad de lo que realmente somos, por ello invitamos a cada una de nuestras familias a asumir el compromiso que tienen con el futuro de sus hijos, dando más importancia a la calidad humana que a la intelectual.

INVITA A OTROS A DESCUBRIR EL MENSAJE DE LAS ESCUELAS CATÓLICAS

La razón de Escuelas Católicas de Extremadura

Buscamos ofrecer siempre la mejor calidad académica a nuestros estudiantes, sin embargo también queremos formarles en valores cristianos. Una educación para el cuidado personal, de otras personas que conocen y que no conocen, también para el cuidado del planeta, de la vida, de toda vida.

Educamos también para el encuentro fraterno, de los conocidos y los desconocidos, con razas y culturas distintas a la nuestra, porque Jesús nos ha enseñado a amar al prójimo como a nosotros mismos, y aunque en ocasiones nos equivoquemos, buscamos que nuestros estudiantes aprendan a ser mejores que nosotros al momento de tender una mano al que está a su lado.

Descubre más sobre nuestro propósito